Confesiones de madre

Yo confieso que confisco todos los dulces que consiguieron los niños en Halloween y me los como por la noche mientras trabajo con el ordenador.

Que me paso gran parte de mi tiempo pensando cómo puedo mejorar los pequeños contratiempos que vamos teniendo y, al final, termino haciendo un dibujo que pego en la pared para recordar alguna norma familiar (tengo la casa tan llena de dibujos que ni el Museo del Prado).

Que odio con todas mis fuerzas colechar con los niños (perdón, pero es que necesito mi espacio para dormir) pero durante la noche mi cama parece el camarote de los hermanos Marx. Van pasando niños con pesadillas, desvelados, o con alguna fuga nocturna.

Confieso que me organizo a diario un plan de comida saludable, pero los días que me toca gimnasio por la noche y necesito hacer rápido la cena, meto unos palitos de pescado en el horno, y listo.

Que el amor que les tengo a mis hijos es indescriptible, pero les quiero mucho más cuando están dormidos.

Que la novela del doctor Jekyll y Mr. Hyde está basada en mi vida. Y por mucho rinoceronte naranja que haga, siempre hay un momento (suele ser por la cosa más absurda) en el que sale lo peor de mí.

Confieso que cuando tengo a los 3 niños en casa de vacaciones, me organizo tan mal que no me da tiempo a ducharme y vestirme, y me puedo pasar el día entero en pijama (espero que esto no lo lea mi madre).

Que mi nivel de tolerancia a la frustración es mucho menor que la de mis hijos.

Que para poder publicar un foto familiar decente en mi Instagram, antes tengo rogarles (hasta el chantaje) que se coloquen, sonrían y miren a la cámara.

Confieso que me paso el día diciéndole a mis hijos que no hagan cosas que yo también hacía de pequeña y no entendía por qué me lo decían mis padres.

Que me cuesta un mundo dejar que mis hijos hagan solos las manualidades para el colegio. Los pobres sólo hacen un poquito que les dejo al final ¡Qué le voy a hacer!

Que me encanta comer fuera de casa, simplemente por no pensar qué hacer para comer con lo que tengo en la nevera.

Confieso que cuánto más perfectas quiero hacer las cosas, peor me salen.

Será que no es importante ser perfecta en esta vida.

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

18 comentarios

  1. Nayeli Betanzos dice: Responder

    Me ha encantado tu post, es una forma de tomar con buen humor las dificultades que los padres pasan a diario con los hijos (sobre todo los pequeños) y me ha hecho reír mucho. En especial las confesiones de confiscar los dulces de Halloween porque creo que yo sería igual 😀 Saludos!

  2. Las cositas de Sole dice: Responder

    La perfeccion no existe… de ser asi… todo seria muy aburrido verdad? la vida son dos dias y debemos vivirla a fondo y creer que hacemos lo mejor posible todo, todo lo que tu haces lo haces con tu mejor intencion y porque en ese momento lo quieres hacer.. quedate con esso! beso ♥

  3. Zaida dice: Responder

    jajajajaja!! Buenisimo!! Hay que hecharle alegriá y me encanta tu sinceridad, claro que si nosotras tambien somos humanas!! Me resono mucho 😉

  4. jajajajaja me identifico 100%. De los rinocerontes naranjas tengo una manada pero creo que a veces hacen estampida. Muy buen post. Todas las mamás deberiamos confesarnos porque no tedo es como lo pintan en este tema de la maternidad. Solo cuando entendamos que no es perfacta podremos llevarla de manera feliz!. Gracias por tus confesiones

  5. Emma dice: Responder

    Me encanto tu post,por lo familiarizada que estoy con esas situaciones, creo que todo en algun moneto somos asi,no creo en la perfecion, si uno es feliz con su vida lo demas no deberia de importar…si tratara de cambiar mi vida para hacer feliz a los demas viviria muy amargada jaja.Un saludo!

  6. Uff yo tambien tengo muchas cosas que confesar como madre, hasta mal me siento jajaja pero despues de leer tu post me identifico muchooo ❤️ Gracias por compartirlo

  7. “Yo confieso que confisco todos los dulces que consiguieron los niños en Halloween y me los como por la noche mientras trabajo con el ordenador.” Me hiciste morir de la risa con esa frase hahaha.

    Quedate tranquila que estas cosas nos pasan a todos. 🙂

    Besos bella!

  8. Ains ¡la perfección no existe! Pero en el fondo tus pequeños son lo mejor de tu vida ♥ y lo importante es disfrutar de ella y con ellos
    Besos desde JustForRealGirls

  9. KA N G E L Y dice: Responder

    Para reflexionar y darse cuenta que solo somos seres humanos y lo mejor que hizo Dios fue un día tras el otro. Saludos

  10. María Sánchez Fabián dice: Responder

    ¡Hola! Me ha gustado muchísimo tu entrada, la verdad, es una gran ayuda para muchas madres porque nos ayuda a reflexionar. Nadie es perfecto así que lo mejor es ser como somos y ya está, sin preocuparnos por el que dirán. Besos.

  11. Mariann venados dice: Responder

    Me gusto mucho tu post , no soy mama pero me imagino el arduo trabajo que tienen todos los dias y mas si son 3 pequeños esta super tomar todo con humor es lo mejor saludos y muy buen post

  12. Hola linda!! Tu relato es tan real a la realidad de todas las mamas que conozco, ser madre es un trabajo demasiado arduo!
    Yo admiro todo el trabajo de ellas, sobre todo en la noche cuando dormimos, y como madre tienes que ver a tus hijos , sus llantos , sus penas , sus pesadillas, etc

  13. Maria ML dice: Responder

    La perfección no existe y quien pretenda lo contrario o miente como un@ bellac@ o bien es extraterrestre así que no te preocupes por eso ni por esas imperfecciones que día a día te hacen mejor madre y mejor persona porque las madres son así: con sus altibajos, con sus momentos de tirarse de los pelos, de que todo está bien o de que no pueden más,… pero no dejan de aprender día a día. Besos!!

  14. Elena Hinostroza dice: Responder

    Jajaja… confieso que mucho de lo que has escrito es tan cierto en muchas madres.
    Tengo dos niñas y la verdad que en el tema de la comida, CONFIESO que prefiero comer fuera, para no tener que pensar lo que voy a preparar y luego, poner manos a la obra, jajaja…
    Un abrazo!

  15. Carmen dice: Responder

    Muy bueno Amaparo. Me he identificado a la vez q he reido de esas tan reales confesiones.

  16. Buena reflexión!
    No podemos ser Superwoman! El bombardeo de información en los medios sociales parece exigirnos ser madres nutricionistas, fashion woman, deportistas, creativas y geniales profesionales….hay veces que no llegamos a todo!

  17. capitancoconut dice: Responder

    Me encanta tu manera de escribir!!!!! yo creo que el papel de madre está “sobrevalorado”…. tenéis que daros un respiro!!! teneis derecho a equivocaros (yo no soy madre) y si… yo tamién le robo las chuches a mis sobrinos jejejje pero es que el deber de una tía también es protegerles jajaj

  18. Creo que le pasa a la mayoría, también les he rogado a mis hijos para que sonrían en las fotos y salga una foto decente jajaja, con el tiempo irás superando todo aquello que te causa frustración, cuando eran bebés mis hijos dormían a mi lado y no se como lo hacía pero dormía sin moverme para no aplastarlos, y eso que me cuesta dormir sin moverme, pero nunca tuve problemas gracias a Dios.

Deja un comentario