Y llegó Ximena

El pasado 3 de marzo tuve la gran suerte de celebrar el día de la madre (en España, en Chile es el 2º domingo de Mayo) con el nacimiento de Ximena.

Organizar un parto ya es un poquito complicado de por sí, pero cuando tienes 2 niños más que justo están de vacaciones de otoño, vives solo en Chile y decides dar a luz en la capital que está a 2 horas porque el hospital de tu ciudad se cayó en el terremoto y aún está a medio construir …. se complica un poco más. Por eso viajaron mis padres para echar una mano y lo que haga falta.

Mientras Pablo se quedaba en Curicó con los niños unos días, yo me fui a Santiago con mis padres a las últimas revisiones de la matrona y a esperar. A los tres días vinieron a Santiago y empezamos a organizar planes con los niños para tenerlos entretenidos.

Solo llegamos a organizar la primera salida. Viernes 1, al zoo. Justo era el cumple de Nico y al ser el día del trabajador estaba todo cerrado, el pobre no tuvo ni tarta ni regalos (le regalamos una bici y evidentemente no la llevamos a Santiago). Así que subimos el cerro (montañita) y cuando llegamos a las 5 a las taquillas ya las habían cerrado. PLOF! si el año pasado le organicé el cumpleaños perfecto a Nico este año ha sido un desastre.

En fin, al día siguiente volvimos a intentarlo, volvimos a ir al cerro y pasar el día en el zoo (todo el mundo me decía que después de pasar el día en el zoo se ponían de parto, es más o menos como dar las 9 vueltas a la Catedral de Valencia) así que sí o sí debíamos ir al zoo ese día. Después de pasarnos la mañana viendo los animalitos, y añorando nuestro querido Bioparc, fuimos a casita y celebramos el cumple de Nico con un par de muffins con un día de retraso. Como ya os he contado un auténtico desastre de cumple pero Nico ni se quejó.

Por la noche … empezó el show. La subida al cerro y la visita al zoo habían tenido su efecto y me fui con Pablo y mi madre a urgencias del hospital. Justo la noche del gran combate de boxeo del siglo con lo que cuando llegué al hospital la mayoría de los médicos estaban en el hall viendo la pelea en una gran pantalla y nadie me hacía caso.

Bueno al final todo salió fenomenal, Ximena nació con 3 kilos 300 gramos y con mucha hambre. Y Rocío y Nico se despertaron con la gran noticia de que habían tenido una hermanita pequeña.

rocio y ximena

Y aunque siempre digo que esta niña no necesita de nada  porque ya lo tiene todo, agradezco mucho todos los regalos que nos habéis mandado.

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario