Terremoto

terremoto-2

Hace apenas unos días hubo, de nuevo, un terremoto en Chile, justo en Curicó, la ciudad donde yo he vivido 3 años.

Afortunadamente no pasó a mayores. Los chilenos están ya acostumbrados a este tipo de fenómenos naturales (viven entre tsunamis, sismos y volcanes) y saben sobreponerse rápidamente.

De todas maneras el susto no te lo quita nadie cuando empiezas a notar que el suelo se mueve bajo tus pies.

El mayor miedo que yo tenía viviendo en Chile

El mayor miedo que tenía cuando estaba a unas semanas de irme a vivir a Chile eran precisamente los terremotos.

< Terremoto lo llamamos en España en cuanto notamos que la tierra se mueve. Pero en Chile los llaman temblores hasta que no alcanzan daños materiales, o cuando son de tanta intensidad que no puedes ponerte en pie, que entonces pasa a ser terremoto. >

Tenía pesadillas con los terremotos en las que se veía como estaba conduciendo y se rompía la calzada haciendo un gran agujero, o como se desplomaban las casas delante de mis narices. Vamos, todo lo que había visto en las películas. Tenía tanto miedo que empecé a mirar videos de terremotos de países altamente sísmicos, para ver cómo reaccionaba la gente y aprender cómo debía hacerlo yo.

Como ya sabéis a Chile nos llevábamos a nuestros 2 hijos de tan solo 4 y 2 años. Y sentía una gran culpabilidad por llevarles a una zona que yo pensaba “peligrosa”, en la que no iba a estar con ellos las 24 horas del día y no sabía como iban a reaccionar ante un susto así.

El primer año vivía con miedo

Para poneros en antecedentes, tengo que contaros que 3 años antes de que llegáramos a la ciudad de Curicó, esta ciudad había sufrido un devastador terremoto de magnitud 8,8 grados <dicen las malas lenguas que fue de mayor magnitud, pero lo dejaron en 8,8 porque el gobierno sólo compensaba económicamente a partir de 9 grados. > 

 

Este terremoto derrumbó el hospital, iglesias, casas de adobe, … hasta la biblioteca de la Universidad en la que trabajaba Pablo. Menos mal que fue de madrugada, porque sino había sido una auténtica tragedia (más si cabe).

Con esta historia por delante, yo vivía “acongojadita perdida” aunque los chilenos siempre me decían que los estudios confirmaban que hasta 10 años más tarde no había otro terremoto grande. Nunca me lo llegué a creer.

Era consciente de que dentro de mi casa nunca me pasaría nada. Las edificaciones nuevas en Chile sí están construidas con códigos sismorresistentes. Para que os hagáis una idea con una normativa 3 veces más efectiva que en España.

< Como dato, os diré, que el terremoto de Lorca fue de una magnitud de 5,1, y produjo grandes destrozos. >

Pero yo no siempre estaba metida en casa, como comprenderéis. Cada vez que iba al súper, miraba las estanterías y pensaba: “Si hay un temblor todo esto cae sobre mi”. Cada vez que llegaba a un sitio cerrado (centro comercial, un cine, teatro) lo primero que buscaba era la salida de emergencia o la vía de evacuación.

El primer año decidí no entrar en los ascensores <si había un temblor y estaba dentro no quería ni pensar el pánico que iba a sentir en una caja sin poder salir y suspendida de un cable > ni ir a una ciudad costera, como mucho de ida y vuelta en el día. Pero estar en un sitio sabiendo que después de un temblor hay muchas papeletas para un tsunami, … ni de coña.

tsunami

Por supuesto hablé con mi hija mayor sobre los posibles temblores: <Cariño, en Chile, a veces, la tierra se mueve y hay que escuchar lo que dice la profesora. No salgas corriendo, no te asustes. Si las cosas se caen de las estanterías métete debajo de la mesa y haz caso a la profe. > por suerte, aunque hubieron temblores fuertes, nunca fueron muy conscientes de lo que estaba pasando.

Pasado el primer año ya me tranquilicé un poco y empecé a disfrutar del día a día sin pensar que en cualquier momento podía haber un terremoto.

¿Qué hay que hacer ante un terremoto?

1- QUE NO CUNDA EL PÁNICO. Sé que es muy difícil mantener la calma cuando ves que todo se mueve a tu alrededor, pero el pánico no te va a ayudar a tomar buenas decisiones. Tranquilízate, sobre todo si estás con niños, si ellos te ven preocupada les entrará el miedo a ellos.

2- SÁLVESE QUIEN PUEDA. Queda mal decirlo, pero unas de las cosas que aprendió Chile después del terremoto del 2010, donde hubieron más de 500 fallecidos, fue tener una buena planificación para evacuar a la población y ponerse a salvo. <En aquel momento los padres fueron desesperados a recoger a sus hijos a los colegios en medio de un caos, sobre todo en zonas costeras. Mientras los profesores los intentaban poner a salvo>

Ahora los colegios tienen un plan deyse, hacen simulacros a menudo con los alumnos, y estos saben como deben actuar y donde está la zona de seguridad. Y los padres saben que una vez pase el temblor deben ir a recogerlos tranquilos y organizados al colegio.

deyse

3- TEN UN PLAN DEYSE FAMILIAR. Mucha gente que conocíamos tenía su propio plan organizado, y nosotros no éramos menos. Estuviéramos donde estuviéramos debíamos ir al cole a por lo niños (Pablo con bici que llegaría más rápido que en coche) y de allí a casa por un camino que habíamos acordado para poder encontrarnos en caso de que no hubiera comunicación telefónica.

4- SI ESTÁS EN LA COSTA, SUBE A UN CERRO. Éste es un dato muy importante. Cuando hay un temblor fuerte o terremoto, de esos que te tiran al suelo, tienes alrededor de 40 minutos para subir a un cerro. Después de un sismo siempre hay un tsunami y hay que ponerse a salvo.

5- SI ESTÁS EN UN INTERIOR. Si te pilla en el interior de una oficina, aléjate de ventanas, ponte debajo del umbral de la puerta o debajo de la mesa. En casa puedes ponerte al lado de la cama, ya que esta para los golpes de posibles desprendimientos. Y nunca bajes o subas las escaleras, es mejor quedarse en el piso que estás. Las escaleras son la zona de transición entre dos plantas seguras y tienen mucha inestabilidad.

6- RÉPLICAS. Recuerda que lo normal es que en las próximas horas de un terremoto hayan réplicas aunque son de menor intensidad.

Aquí podéis ver las recomendaciones del gobierno de chile para afrontar un sismo.

Con estos consejos pasé mis 3 añitos en Chile; y viví el terremoto de septiembre del 2015 bastante cerca del epicentro.

Evidentemente ahora, en Inglaterra, la probabilidad de tener un terremoto es mucho menor. Pero tengo que decir que cuando oigo un gran ruido, me pongo un poco tensa pensando: ¡¡ Viene un temblor !! Luego caigo en ya no estoy en Chile, me doy cuenta que es el ruido de un camión y me relajo.

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario