Niñofobia

Las redes sociales están que echan humo en tono al tema de la niñofobia que existe en algunos lugares.

Si os soy sincera nunca antes había escuchado esa palabra antes. Es más, me parece un poco exagerada. Pero viendo como se contestan por twitter los detractores y defensores de limitar el acceso a niños a determinados sitios … me he dado cuenta que esto va muy en serio. (Os dejo aquí un caso concreto)

El hecho es que yo personalmente con estos casos soy un poco bipolar.

Por un lado tengo que sincerarme, aunque luego me caiga la del pulpo; a mi también me ha pasado. A veces he dejado a los niños con los abuelos y he salido con mi marido a cenar a un sitio tranquilo y me he encontrado con niños, que casualmente en ese momento estaban alborotados y, … por qué no decirlo, lo primero que me ha venido a la mente es: he dejado yo a los míos para disfrutar tranquila y me encuentro a otros bichillos armándola en la mesa de enfrente. 

Por el otro lado, sé que me molestaría y mucho que me vetaran la entrada en algún sitio por ir con mis hijos. ¿Veis como soy un poco bipolar?

Restaurantes “family friendly” que no lo son

Recuerdo que mis padres siempre decían que cuando éramos pequeñas no podían ir a ningún restaurante con nosotras. En esa época no estaba bien visto (no sé ni prohibido) entrar en los restaurantes con niños.

Ahora no es así. Es más, muchos se ponen “la medalla” de ser familiy friendly cuando no lo son.

Hace sólo unas semanas nos fuimos con la familia de mi marido a pasar una días a Londres. Entre visita y visita paramos a comer a un restaurante (sin hacer caso a los niños que pedían a gritos un McDonal´s) que en su puerta anunciaba que era “family friendly” y resultó ser todo lo contrario. Sólo deciros que les pedimos que pusieran el postre en un tapper porque ni los niños ni nosotros aguantábamos más.

Amigos de la hostelería, un local family friendly no es sólo darles un globo a los niños, una mini cajita de ceras de colores y un papel para colorear, que por otro lado se agradece.

1- No estoy pidiendo una zona de juego para lo niños, que no es un mala idea. Estoy hablando de tener un menú infantil digno, que no sea únicamente la fiesta de la fritanga pero que tampoco sea sólo elegir entre los palitos de verduras o el brócoli al vapor (si no se lo comen en casa, menos fuera de ella)

2- Que sean rápidos con la comida de los niños. Ya se que hay un protocolo: primero todos piden las bebidas, luego los primeros y los segundos. Pero es que a los niños pequeños les cuesta llegar a controlar su apetito y su tiempo de espera a la comida hambrientos. ¿De verdad, cuesta mucho traerles la comida a ellos primero?

3- Y por último, baños adaptandos para niños. Y con esto me refiero a cambiadores para bebés. Si dices que eres un restaurante family friendly, ¿dónde cambian los padres a su hijos el pañal sucio si no tienen una zona para hacerlo? ¿en la silla cercana a la mesa que está comiendo unos tallarines carbonara?

Creo que estas 3 cosas no es mucho pedir ¿no?
CAMBIARBEBE

Con un poco de sentido común sobra

Una vez dicho esto vuelvo al tema principal sobre los espacios donde los niños no son bien recibidos.

No creo que se tenga que vetar a niños, pero si entiendo que hay lugares en los que prima que sea un lugar tranquilo y silencioso (como en zonas del tren, en determinados restaurantes, sesiones de cine, …). Y nosotros padres con dos dedos de frente y sentido común sabremos si nuestros hijos van a estar relajados y van a poder disfrutar de esa estancia, o alborotados y tendremos que prescindir de ella.

Pero no sólo es una norma para niños. Evidentemente si un joven o adulto tampoco cumple con las restricciones también deberían llamarle la atención.

Y esto lo digo yo que tengo 3 hijos muy inquietos e impulsivos y me he pasado la vida intentando minimizar la consecuencia de sus comportamientos en diferentes sitios en los que creo que pueden molestar a los demás, como en el avión o en el tren por ejemplo. Por esa misma razón sé que con mis hijos, ahora mismo, no puedo ir a comer a un restaurante Estrella Michelín (a parte de por ser muy caro) porque mis hijos no son lo suficientemente maduros, o no han aprendido a controlarse los suficiente para poder comer tranquilos.

Pero para eso también están los sitios acordes. Cada vez hay más sitios enfocados a familias con niños, ya que se han dado cuenta de que es un sector muy interesante y que genera mucho dinero.

En fin, esto es muy sencillo. Cada producto está destinado para un público en concreto y debemos respetarlo. Y al igual que es ilógico hacer una cena de trabajo y exigir silencio en un parque de bolas, no tiene sentido que en una sesión de cine para mayores de 18 años se escuche un bebé llorando.

Y mientras no hayan restricciones, un poco de paciencia en el tren con el niño que juega en voz alta con su hermana, con el adolescente que se ha comprado un bocadillo de calamares a las 8 de la mañana que ha empudegado todo el vagón y con el señor que se ha quedado dormido y ronca lo que no está escrito.

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

15 comentarios

  1. Eres lo más sensato que han visto y leído estos ojos… haydetóenlaviñadelseñó.

  2. La verdad es que creo que no deberían existir lugares vetados a los peques. Sino que fuera cuestión de los padres considerar si son adecuados o no. Por otra parte también es responsabilidad nuestra que se comporten según lo requiera la ocasión. Yo de pequeña iba mucho a restaurantes los fines de semana y que yo sepa nunca hubo ningún problema.
    Estoy de acuerdo con que lo locales que se denominan kids friendly deberían hacerlo según criterios como los que nos has dejado en el post. Saludos

  3. Estoy de acuerdo contigo.
    Me pasa lo mismo cuando voy x ahí sin la peque y hay niños gritando y chillando…
    Pero x otra parte me parece injusto aunque ellos sabrán si les compensa discriminar de esa manera. Si con respeto y educación basta, pero parece q muchos carecen de estas cualidades.

  4. Sentido común, que es el menos común de los sentidos… entre eso y un poquito de respeto la vida sería un poco más fácil. Tus criterios kidfriendly me parecen muy correctos 🙂 A ver si toman nota!!

  5. El sentido común, como bien dicen: el menos común de los sentidos..
    Sí, un poco de respeto y un poco de adaptación por parte de los establecimientos y seríamos muchas las familias que saldríamos de casa con nuestros hijos sin llevar en el bolso media maleta de juguetes.. que a veces, como es lógico, se te quitan las ganas de salir así..

  6. Mamá Pingüino dice: Responder

    Estoy de acuerdo contigo en la bipolaridad. A veces intentas desconectar y te encuentras con la misma situación! Suele pasar. Y muy cierto de lo del locales. Si se etiquetan de esa forma una espera encontrarse otra cosa. Lo de los baños adaptados y con zona de bebés parece como si estuvieras jugando a la lotería. Qué de malabares tiene que hacer una para cambiar a veces al bebé.
    A mí no me gustan los espacios destinados a evitar a los peques. Creo que es responsabilidad de los padres que sus hijos sepan comportarse. Y aunque sí veo bien que, por ejemplo, haya vagones sin niños (por el tema de descanso, relax o trabajo) también optaría por poner vagones para familias en las que los niños pudieran interactuar entre ellos.

  7. Sentido común tal cual dices! Si. O se necesita más, tolerancia, empatía y respeto y todos tan contentos.

  8. Yo es q no creo q sea cuestión de prohibiciones, sino más bien de sentido común. Lógicamente al Casino no me los voy a llevar a cenar, pero me repatea un poco q estén armando jaleo en el McDonald’s y siempre haya algún poco amable que ponga cara de ajo. Todos fuimos niños, son parte de esta sociedad y necesitan aprender.
    Lo de los kid-friendly estoy muy de acuerdo. Muchos son de boquilla!

  9. Anónimo dice: Responder

    Mejor no habría podido explicarlo yo! Se trata de eso…sentido común. Yo también creo que se nos va de las manos este tema.

  10. Totalmente de acuerdo con tu punto de vista!! Con un poco de sentido común y coherencia nos iría a esta sociedad un poquito mejor.

  11. Buen post!! Al final como dicen es sentido común, tolerancia, empatía y educación…Yo no soy partidaria de prohibir la entrada a los niños, y tengo dos dedos de frente como para no llevarme a mis hijos a la sesión golfa de cine, a ver una peli para mayores de 18 o a un casino por ejemplo…Hay adultos muy maleducados por ahí sueltos y de eso no veo que la gente se queje tan enérgicamente…

  12. Toda la razón del mundo! Al final es una cuestión de sentido común, respeto y tolerancia. Pero queda mucho por recorrer y aun hay mucha niñofobia en el día a día

  13. Cuánta razón con el “family friendly” que es más que tener un menú de macarrones, pollo frito y patatas y darles un papel con una cajita de colores. Tener platos y cubiertos para ellos, que el sitio sea cómodo, que los baños sean accesibles y limpios, que no tarden eones en servir porque es normal que al final se aburran… Y al final entre todos un poco más de respeto y tolerancia entren osotros, criaturas pequeñas o grandes 🙁

  14. aysh yo esto de la NiñoFobia como que no lo entiendo, pero es que claro yo nunca he tenido este pensamiento hacia un niño porque me encantan los peques (hasta los más terremotos), y entiendo que los padres en algunos momentos pues no podemos tenerlos “tranquilos”

    y muy cierto lo que comentas!! ojala se tuvieran a los niños más en cuenta, y así no habria que prohibir la entrada a sitios sino que las familias tenderian a acercarse a los lugares más cómodos para los peques …..que fuera realmente FamilyFriendly

  15. ¿sabes lo que echo yo de menos en un restaurante cuando voy con niños? el tamaño de las raciones, que si pides un filete con patatas para un niño de tres años, no te traigan un kilo de carne, o unos macarrones, y te traen una fuente llena, no se trata de pagar menos, si no de no desperdiciar, y de no agobiar con un plato grande

Deja un comentario