Navidad en verano

navidad-verano

Estamos acostumbrados a tener una imagen de la Navidad muy invernal: niños cantando villancicos con gorro y bufanda, trineos, chimeneas decoradas, sueteres Navideños tejidos por la abuela, árboles de Navidad blancos simulando que están nevados, bolas que al girarlas ves la nieve caer …

¿Pero qué te vendría a la mente si te recuerdo que en el hemisferio sur la Navidad es en pleno verano?

Pros y contras de vivir la Navidad en verano

Una de las cosas que más me llamaron la atención de vivir en Chile, aparte del tema de los terremotos, fue vivir la Navidad en pleno verano. Era una auténtico lío de estaciones para los que vivimos en el hemisferio norte, pero me encantó la experiencia.

NO TE ENTRA LA NOSTALGIA

Esa nostalgia que tienes en esta época no es por la Navidad en sí, es por el invierno. En invierno sales menos de casa, hace peor clima y obviamente echas de menos las horas de luz solar.

El primer invierno que pasé en Chile era tan subrealista que decidí poner bolas de Navidad en pleno mes de julio al árbol que teníamos en frente de casa (podeís verlo aquí). Era ilógico para nosotros pasar el invierno sin Navidad.

También recuerdo llamar a la familia por skype, después de estar todo el día metida en casa con los niños y encontrarme con que estaban todos juntos cenando en la playa. En esos momentos te entra por el cuerpo envidia y nostalgia al máximo nivel. Luego me llamaban ellos melancólicos en plano diciembre y no me pillaban en casa porque estábamos en la piscina.

REGALOS DE EXTERIOR

trampolin

En veranos los niños pasan el tiempo fuera de casa jugando con amigos. Así que lo más común es que el Viejito Pascuero ( Papá Noel, o Father Christmas) traiga un regalo grande para jugar en común todos los hermanos fuera de casa. Como por ejemplo: una cama elástica, una casita para el jardín, bicicletas, patinetes, …

JUNTARSE A CENAR AL FRESCO

Juntarse con la familia y amigos para celebrar nochebuena o nochevieja a la fresca. Es una de las mejores experiencias de la Navidad en verano, pasarte la noche en la terraza de casa hablando con los amigos viendo las estrellas.

Eso sí, lo de las uvas en fin de año lo ven tan raro como nosotros que los italianos coman cucharadas de lentejas.

SE TERMINA EL AÑO Y SE TERMINA EL CURSO

findecurso

Los colegios en el hemisferio sur no hacen festival de Navidad, hacen festival de fin de curso. Para ellos las vacaciones de Navidad entran dentro de las vacaciones que tienen hasta empezar el curso el año siguiente.

Así el curso escolar corresponde al año natural, acaba en diciembre. Enero y febrero son vacaciones y el colegio comienza de nuevo en marzo.

CAMBIAR TURRÓN POR FRUTA

En la época navideña es cuando más calorías consumimos, nos lo pide el cuerpo. Dicen que el hecho de que queramos comer más está relacionado con la falta de luz. Lo que tengo claro es que hacemos comidas más pesadas y luego nos esperan los turrones y polvorones o panettone de postre.

En el hemisferio sur, lo más normal es que hagan un asado con la familia y luego tomen fruta (melón , sandía, arándanos, …). Del turrón ni hablar.

LA DECORACIÓN NAVIDEÑA NO TIENE SENTIDO

navidad-en-verano

Es absurdo comprar un árbol de Navidad invernal y decorarlo con estrellitas de nieve cuando estás a más de 25 grados. Es cuando más claro he visto como la globalización deja sin identidad y costumbres a las ciudades. Ir a los centros comerciales y ver al pobre Papá Noel sudando en un traje de invierno en pleno verano, no tiene precio.

Pero en el hemisferio sur también quieren adornar sus casa con motivos Navideños. Así que el árbol, los renos y los copos de nieve adornan la casa  mientras se bañan en la piscina.

LA NAVIDAD PASA “SIN PENA, NI GLORIA”

Y no es que no les guste celebrar la Navidad, es más bien que ellos ya están pensando en las vacaciones de verano.

Con el buen tiempo la gente queda mucho más. Apenas está dentro de casa: piscina, playa, parque, … Imagínate estar todos los días liados con unos y con otros y entre medias, ¡pum!, hacemos la comida de Navidad.

Pues no es lo mismo que cuando estás encerrado en casa con el mal tiempo y estás esperando las vacaciones de Navidad como “agua de mayo” para tener un plan interesante.

La comida de Navidad queda como una actividades más de las miles que tienes planeadas en la agenda en esos días de verano.

Imagino que nunca te habías planteado cómo se vive la Navidad bajo el sol de verano. Pues es una experiencia que no te puedes perder. Así que tendrás que vivir un año la Navidad en el hemisferio sur.

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario