Marzo en Curicó

Parece mentira, pero el hecho es que al llegar a Curicó teníamos una rara sensación de «estar en casita» que nos lamó la atención. ¿Cómo es posible que no sintiera eso en mi Valencia natal? La cuestión es que  rutinas del día a día han hecho que tengamos esa sensación de seguridad de sentir a Curicó como nuestra ciudad.

Apenas llegamos tuve que empezar a organizar «la vuelta al cole»: uniformes, material escolar, libros. Volver a ver a los amigos y aprovechar que aún quedaba un mesecito de verano que teníamos que aprovechar.

Asaditos, días en la piscina y la kermesse del colegio. Así hemos pasado el mes de marzo mientras teníamos presente a nuestros paisanos empapados de agua en plenas fallas.

kermesse

kermesseLos niños se los pasaron genial en la fiesta del cole, y es que tenemos que aprovechar que dentro de nada llegan las lluvias y el frío y no hay quien salga de casa.

burbujasburbujasburbujasburbujas

Y hasta se atrevieron a tirarse por la tirolina.
tirolina
tirolina

Parece que Pablo también se lo pasó bien probando unas bicis eléctricas que estaban presentando en la kermesse.

a

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario