Autorizo a mi hija a llevar pendientes en el colegio

pendientes

Ya escribí una vez sobre las diferencias culturales de los países en los que he vivido. Son diferencias que cuando estás en el país de turista pasan desapercibidas, pero cuando vives en ellos se hacen notables, curiosas y incómodas en algunos casos.

Os voy a contar una que me ha pasado recientemente con mi hija mayor.

Que los ingleses son un poquito particulares, por no decir raritos, ya lo sabemos todos. Pero, ¿a que no sabéis qué es lo que más les gusta a los ingleses más que el té de las 6 PM? Los formularios y la seguridad y salud. 

Los ingleses rellenan formularios para todo, todo, todo. Y no un formulario de 5 minutos. Suelen ser largos y tediosos. Luego no me queda muy claro, por las experiencias que hemos tenido, que hagan algo con él. Pero ya os hablaré de eso.

Ahora me gustaría hablaros sobre el protocolo de seguridad y salud que tienen los ingleses en su vida cotidiana.

Health and safety

Health and safety, como dicen ellos, es una palabra que normalmente asociaríamos al ámbito laboral. Pero a mi me gustaría hacer hincapié en la health and security con la que me topé en el colegio de mis hijos.

Ya sabéis que estoy bastante contenta con la educación pública que se imparte en los colegios ingleses (escribí aquí de eso). Pero por muy bonito que sea todo siempre encuentra algo que te choca. En este caso es el tema de seguridad y salud.

Entre otras cosas esta normativa prohibe que los niños que se llevan la comida de casa la calienten en el microondas. Según dicen usarlo deja la comida en mal estado y a tu hijo le sentará mal. Así el 95% de las madres opta por darles un sándwich frío. Menos yo que me recorrí toda la cuidad para encontrar un termo de comida económico, que mantuviera las lentejas calientes.

Los niños tampoco pueden llevar al colegio ningún alimento relacionado con el cacao o cacahuetes (maní). Pero no estamos hablando de que se lleven una chocolatina. Si no de que yo no me puedo acercar al recinto, ni siquiera a la puerta cuando los estoy recogiendo, con un bocadillo de nutella. ¿Crees que exagero? Me llamaron la atención una vez y ya no les he dado la opción.

El último incidente me ha pasado esta semana con los pendientes de Rocío.

Voy a empezar por decir que la mayoría de las niñas inglesas no llevan pendientes. No es costumbre aquí perforar a las niñas recién nacidas las orejas como hacemos en España.

Cuando iba con Ximena a los playgroups me costaba averiguar si los otros bebés, que vestían con colores neutros, eran niños o niñas. Siempre miraban a Ximena y me hacían comentarios sobre sus pendientes. La verdad es que no entendía la mitad de lo que me decían. Yo creo que les hacía gracia, pero veían un poco “salvaje” perforar la oreja de un bebé por estética.

Es posible que piensen que hacer los agujero de las orejas a bebés sea como hacerles un tatuaje. Aunque en nuestra sociedad está tan normalizado que ni nos lo planteamos.

Prohibido llevar pendientes al colegio

pendientes3

Por una de las normas de seguridad y salud está prohibido llevar pendientes al colegio. Cuando leí esto pensaba que se refería a pendientes largos o en forma de aro, por lo que no me planteé quitárselos a Rocío. Pero para curarme en salud le puse unos pequeñitos de bebé para que no dijeran nada por su tamaño.

El caso es que Rocío me comenta que lo días que hay gimnasia en el colegio le piden quitarse los pendientes.

Según dicen: “por seguridad no puede llevarlos puestos, ya que puede engancharse con el pelo, o rozar la cara de otro niño y rasgarse. Aún estoy intentando imaginarme qué tipo de gimnasia hacen en este colegio”

Como son pendientes buenos son difíciles de desenroscar, y por lo tanto Rocío nunca puede quitárselos. Aparte que quitárselos cada vez que hay gimnasia en el cole sería una forma muy fácil de perder los pendientes de oro, y no es plan.

La otra opción que le dan es ponerle “celo” en la oreja. Pero casi es peor el remedio que la enfermedad porque al quitarse el celo tira del pendiente y le hacemos daño.

Hemos intentado hablar con la profesora diciéndole que es los pendientes para nosotros es algo importante, algo cultural.  Que le escribimos una autorización asumiendo las consecuencias de que Rocío use los pendientes en clase de gimnasia, por si se nos desangra la niña al desgarrarse la oreja.

Pero no hay forma. Las normas son las normas y los pendientes no están permitidos, ni siquiera con nuestra autorización y eximiéndoles de las posibles consecuencias. Así que hemos guardado los pendientes de Rocío para el futuro (espero que no se le cierren los agujeros).

La verdad es que me da un poco de rabia, porque me da la impresión que pierdo un poco de mi cultura, un sello de identidad que nos hacía diferentes y que me hubiera gustado que respetaran. Porque todas sabemos que nuestros pendientes (voy a adjuntar foto para que veáis lo mimos que son) no producen ningún accidente, y mucho menos grave.

En fin, que esto me da que pensar en si nosotros como país somos transigentes o no con las costumbres de otras culturas. O más bien somos de los que pensamos: si están aquí que se acoplen a nuestras normas y nuestra cultura.

SI TE GUSTÓ EL POST. COMPÁRTELO POR FAVOR.
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

13 comentarios

  1. Marta dice: Responder

    Te cuento mi experiencia con ese tema, mi hija mayor se los quita para hacer PE en el instituto .. Pero yo a la pequeña ni se los quito, se que la ponen celo pq ella me lo cuenta pero aún el colegio no me ha dicho nada sobre ese tema,se que no les gusta pero yo hasta que no me llamen la atención mi niña va con sus pendientes jajaja
    Son un poco exagerados ya con las normas de seguridad si, me quedo sorprendida con tu sándwich de nutella aún no me ha pasado nada de eso en los 18 meses que llevamos aquí .. Alucino exageran un poco

    1. e dice: Responder

      Hola, me ha gustado mucho el post. Yo también estoy viviendo en Inglaterra con mi hija y leyendo tu blog veo que tenemos las mismas dudas. La profe de mi hija me ha dicho que en el Boots venden un celo especial para poner encima de los pendientes, lo llamó earring tape, pero por más que busco no lo he encontrado, así que la mía va como la hija de la chica del comentario anterior, con pendientes… Son difíciles de desenroscar y bueno… mientras que no se pongan pesados los llevará puestos.
      Lo de los cacahuetes también nos lo advirtió su profe y me quede sorprendidísima, sobre todo porque en otra ocasión nos han pedido llevar cakes para recaudar dinero para causas solidarias y cuando pregunté por los alérgicos de clase me dijo que era la primera vez que se lo preguntaban. Raritos un rato…

      1. Made made in Spain dice: Responder

        Exacto, je je. En mi cole luego organizan una tómbola para sacar dinero e incluso dan huevos de chocolate en Pascua, pero nosotros no podemos darles bocadillos de nutella o frutos secos. Tampoco lo entiendo.

  2. qué pasada! no tenia ni idea que se pudiera prohibir algo así (claro que lo de llamarte la atención en la puerta del colegio por un bocata de nutella…) Yo tengo una de mis hijas que no lleva pendientes porque no quiere, pero a la otra le encantan, y me daría pena que tuviera que sacárselos por obligación…

  3. Entiendo que en mucho sitios no sea una norma ni tradición hacerlo y que choque que los demás sí que lo hagamos, pero nunca habría pensado que lo planteasen como un problema la verdad…
    Espero que no se le cierren los agujeros como tú dices. Un abrazo!

  4. Madre mía! A mi me parece un poco exagerado todo esto de los pendientes… Pero bueno, imagino que no lo entienden. Ponselos los fines de semana, no se le vayan a cerrar los agujeros.

  5. No son tan inocentes, mi madre tiene un lóbulo rasgado de un enganchón con el pendiente. Y no era de los de colgar, sino de los pequeñitos pegados, el típico de perlita. 🙁

  6. No tenían ni idea!!! Estamos locos?
    Y lo de que no puedas llevarle tú un bocata de chocolate al irla a buscar? No entiendo nada!! Qué locura! Si eso de conducir por el lado contrario al resto… tiene que ser por algo jajajaja.
    Muy curioso tu post, me ha gustado mucho!

  7. ¡Madre mía! No tenía ni idea de que se pudiera prohibir algo así. A ver, si tebpones muy muy estricto sí que pueden hacer daño, pero vamos, como puede hacerlo la cremallera de la mochila y eso creo que no lo peohíben ¿no?

  8. MashaB dice: Responder

    Gracias por compartirnos tu experiencia, si que hay diferencias culturales tan pequeñas y tan grandes. Aquí en México en el colegio no hay problema con los pendientes o arentes, pero si en las guarderías cuando aun son muy muy pequeños (babys), en ´donde esta “prohibido” que los lleven porque 1) se los pueden tragar 2) otro bebé los puede agarrar.
    Saludos

  9. Vaya. Me he quedado alucinada. Si que son ratitos por allá. Pero bueno, supongo que el dicho “donde fueres, haz lo que vieres” viene muy al hilo. Pero pienso como tú. Son costumbres y es tu responsabilidad. Me parece un poco fuerte que no lo valoren. Aunque por otra parte me flipa que se mantengan tan tajantes.
    Lo del celo es mala idea pero si no quieres quitárselos.. existe, al menos in Spain, un esparadrapo de papel muy fino y blando que se corta incluso con la mano. Hay una medida bastante pequeña, en color carne, que podría valerte para camuflarlos. Luego no duele al despegarse y además es hipoalergénico. Pertenece a la marca 3M y es de la gama Nexcare.
    Abrazos!

  10. Yo sí conozco colegios en los que se pide a las niñas que se quiten los pendientes para hacer educación física, y las pulseras, y los collares, y los relojes…y sí, es por seguridad, para que no se enganchen al hacer algún ejercicio, por ejemplo una voltereta.
    Por otro lado, quizás para ellos los pendientes sean como realizar un piercing en cualquier otra parte del cuerpo,si lo piensas, es lo que es. A nosotros también nos chocaría que alguien hiciera a su bebé un pendiente en la ceja,por ejemplo, no? Y es eso,un pendiente también pero en otro lugar…

  11. Pues yo lo de los pendientes hasta lo veo lógico. Tampoco quería que se los ouesiwran a mi hija, pero mi mujer sí quería.
    Lo del cacao ya es otra cosa, lo veo ya excesivo, y hasta una intromisión.
    Un saludo

Deja un comentario